13 de febrero de 2010

La Mansión De Las Sombras II


Retomamos nuestra visita a la fantástica mansión y esta vez, con un claro propósito: analizar minuciosamente el sinfín de pequeños objetos y detalles que omitimos en el primer contacto. Dejamos de lado el angular y nos centramos en el macro para recorrer palmo a palmo, los rincones de las habitaciones. Las primeras y gratas sorpresas no tardan en aparecer: botellines, colonias, licores...
Un regalo a nuestros sensores que no salen de su asombro ante tantos tesoros escondidos.
Galería de La Mansion De Las Sombras

8 comentarios:

  1. Un repor genial!!!! Mis felicitaciones!! ^_^

    ResponderEliminar
  2. Gracias moontseta, me alegro de que te guste ;-)

    ResponderEliminar
  3. Genial, los detalles como estos valen su peso en oro.

    ResponderEliminar
  4. sergio, que estilo!
    Fernando

    ResponderEliminar
  5. Anónimo16/1/11 2:14

    he pasado por algunos de tus abandonos, algunos muy escondidos, a los que venimos detras tambien nos gusta encontrarnos cosas dentro.
    Lo de la exploracion limpia se cumple poco.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo16/1/11 2:21

    hola buenas, tengo a base de mucho trabajar gran parte de estas localizaciones, es triste ilusionarse y no encontrase nada dentro, la exploracion urbana no es esto, fechas, fotos, publicaciones, foros, mas o menos se sabe quien y cuando ha entrado a un sitio, no queda uno sano.
    Nos durara esta aficion diez minutos. Los objetos son del lugar.

    ResponderEliminar
  7. Por desgracia tenéis toda la razón, normalmente cuando alguien entra con una cámara, antes han estado otros que han reventado, roto y robado lo de valor... Cuando llegamos el resto, es demasiado tarde.

    Esta mansión es un claro ejemplo, se pudo acceder porque había un boquete enorme en una de las puertas y una vez dentro, habían tres personas sacando cacharros al exterior... Fue uno de ellos el que me contó la historia del sitio y acabó con un "con lo que saque de aquí tengo para que mi hija coma una semana"; quién soy yo para decirle algo, cuando he aprovechado su trabajo para tener mis fotos. No deja de ser una paradoja.

    Un saludo y gracias por los comentarios.

    ResponderEliminar